Entre anécdotas e historias de vida Dr. C. Fermín Raúl Cobo Cuña

Nombre y apellidos: Raúl Cobo Cuña           Formación: Lic. Contabilidad y Finanzas

Año de Graduado: 2004

Estudios de posgrado: Dr. C.

Fecha de incorporación al centro: 2004

¿Cómo se imaginaba la institución antes de comenzar a trabajar y qué resultó ser para usted?

Tenía la imagen de un centro importante para el desarrollo del país. Una institución que busca soluciones para los diferentes problemas que tiene la ganadería. Al comenzar a trabajar en el ICA, pude comprobar que la idea que tenía del centro era real, pero se sobredimensionaba. El volumen de trabajo es mucho mayor al igual que el alcance del centro y la diversidad de temas. No me imaginaba lo complejo de una investigación y la cantidad de personas de diferentes perfiles que deben intervenir para el normal curso de la misma.

Un impacto mayor me produjo todo el trabajo de posgrado y los compromisos que tiene el centro. La demanda externa de los programas y el la labro que se realiza a lo largo del país, porque en estos momentos las condiciones que tenemos no permiten hacer mucho más, pero cuando llegué al ICA se hacía mucha extensión y mucha capacitación en todo el país. Creo que la imagen del ICA creció cuando conocí el centro por dentro.

Labores realizadas durante su periodo de trabajo:

Empecé a prepararme para hacer análisis económicos de las investigaciones que se hacen en el Departamento de Monogástricos, pero a los cinco meses se comenzó a organizar un equipo de trabajo para el Proyecto de Desarrollo Endógeno Cuba-Venezuela y me pidieron asumir la coordinación de la parte económica y financiera del mismo. Esas funciones las cubrí hasta mediados del 2010 que me pidieron que asumiera como Jefe de Grupo de Biomatemática, labor que realicé hasta junio del 2014 en que me pidieron asumir un grupo de trabajo nuevo que se ocuparía de la actividad de negocios del centro. A principios del 2019 se crea la Dirección de Mercadotecnia y desde ese momento soy el director que la atiende.

¿Qué recuerda con más cariño?:

El apoyo de personas que sin tener por qué, me ayudaron mucho en los comienzos y en otros momentos difíciles que todos tenemos alguna vez en el ámbito laboral.

¿Qué quisiera olvidar?:

Nada. Creo que todo lo que hemos vivido es parte de la experiencia que acumulamos.

¿Qué haría diferente?:

Algunas decisiones que he tomado en el aspecto laboral, las enfocaría de otra manera.

¿Cuáles fueron sus principales aportes a la institución?:

No creo que haya hecho aportes de importancia como para citarlos. Solo he hecho (lo mejor que puedo que no es lo mejor que se puede hacer) lo que me han pedido en cada momento, siempre dejando claro que para algunas de esas cosas no tengo ni el conocimiento, ni la experiencia necesaria, aunque he asumido cada tarea con optimismo y responsabilidad.

¿Qué lo ha motivado a permanecer al centro?:

No lo sé explicar. Creo que un compromiso que no es a veces consciente, pero que está en todo lo que hacemos.

¿Qué quisiera que se recuerde de su trabajo?:

Que asumí las tareas que me pidieron con responsabilidad, hasta que llegue el momento de dejar paso otros que lo pueden hacer mejor, para bien del centro.

¿Qué consejos tiene para las futuras generaciones?:

Que estudien, se preparen y no dejen los obstáculos lo alejen de sus objetivos. Que aprendan a querer a su Instituto y que dar lo mejor de sí no sea un sacrificio, sino un orgullo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *