Entre anécdotas e historias de vida MSc. Maryen Alberto Vazquez

Nombre y apellidos: Formación: Maryen Alberto Vazquez, Lic.  Ciencias Farmacéuticas

Año de Graduado: 2006

Estudios de posgrado

  • Master en Bioquímica, mención bioquímica de las proteínas y las enzimas, Universidad de la Habana (2014)
  • Laboratorio de Investigación de proteínas (LabInPro), Universidad nacional del Nordeste, Corrientes, Argentina (2014)
  • Instituto de Biotecnología, Universidad Nacional autónoma de México (UNAM), Morelos, México (2016)
  • Dipartimento di Scienze Agrarie, Alimentari e Forestali, Università Degli studi di Palermo, Sicilia, Italia (2018)

Fecha de incorporación al centro: 2006

¿Cómo se imaginaba la institución antes de comenzar a trabajar y qué resultó ser para usted?

Me imaginaba la institución como centro de investigación muy importante, lo conocía un poco porque la mamá de un amigo que estudió conmigo en la universidad, trabajaba ahí. A través de ella hice contacto con el departamento de postgrado del ICA y comencé a acercarme al quehacer del centro. Rápidamente me incorporé desde el 4to año de mi carrera para realizar las prácticas laborales y me sentí tan bien y me gustó tanto que decidí continuar con mi trabajo de tesis al año siguiente y bueno… fue la única opción que pedí cuando me gradué.  Ya como trabajadora el instituto resultó ser mucho más de lo que imagine. Nunca pensé que se potenciara tanto el desarrollo profesional y que al mismo tiempo la investigación científica fuera un mundo tan apasionante. Todo el tiempo en el ICA es como si estuviera en mi casa, me siento a gusto con todo lo que hago, y puedo resumir que es un lugar donde me siento muy feliz.

Labores realizadas durante su período de trabajo:

Casi 15 años no es mucho si se compara con aquellos que llevan más de 50 años trabajando en la institución, sin embargo en este corto tiempo son varias las labores que he realizado. Comencé como reserva científica en el departamento de Ciencias Biofisiológicas desarrollando la línea de investigación sobre el metabolismo nitrogenado de especies monogástricas, aunque fue interesante aprender mucho más sobre la fisiologia digestiva aún no encontraba mi pasión. Al realizar la maestría en bioquímica me adentré en el mundo de las enzimas y ahí sí que encontré lo que buscaba. Luego pasé a formar parte del grupo de trabajo que desarrolla alimentos y aditivos para la nutrición animal. Comencé mis estudios de doctorado investigando sobre la obtención de enzimas a partir de hongos, algo que también ha motivado mi espíritu científico. Aunque actualmente me encuentro en ese camino, también tengo otras responsabilidades que desempeño con agrado. Soy joven asociada a la Academia de Ciencias de Cuba, formo parte del comité editorial de la Revista Cubana de Ciencia Agrícola, del Consejo Científico Juvenil, soy invitada permanente del Consejo Científico Ramal, participo en la comisión de premios, en las discusiones del grupo de medio ambiente y actualmente me encuentro dirigiendo el grupo de Análisis Especiales de la recién creada Unidad Central de Laboratorios (UCELAB), donde encuentro ese lugar al que pertenezco, rodeada de excelentes compañeros y también de equipos, pipetas, erlenmeyers, beakers y todo lo demás que adoro!  

¿Qué recuerda con más cariño?:

Recuerdo varias cosas con mucho cariño, haber encontrado al amor de mi vida y compartir con él todos mis recuerdos, especialmente cuando jugábamos voleibol al mediodía y a veces ni íbamos a almorzar. También recuerdo cuando se unía todo el departamento para hacer el número del festival de aficionados, mis cumpleaños ¨sorpresa¨ de los que siempre supe, de las fiestas de fin de año, en fin de todos aquellos momentos que compartí con buenos amigos a los que recuerdo siempre con mucho cariño.

¿Qué quisiera olvidar?:

Considero que todas las experiencias son importantes para la vida, incluyendo aquellas que uno preferiría olvidar, sin embargo, hubo instantes que me gustaría haber borrado de mi mente, sobre todo esos momentos en los que parten personas muy cercanas, esas que se hacen querer y a las que uno le toma gran afecto en poco tiempo.

¿Qué haría diferente?:

Creo que no haría nada diferente, a veces uno se desespera por algo que quiere o que le parece que debe ser diferente, pero el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, así que solo hay que ser paciente y confiar en sí mismo.

¿Cuáles fueron sus principales aportes a la institución?:

Creo que mis aportes a la institución apenas están comenzando. Estoy finalizando el proceso de doctorado, lo cual abre un horizonte de oportunidades profesionales y tengo muchas ideas. Sin embargo, creo que hasta el momento he contribuido a la puesta en marcha de diversas técnicas novedosas en el laboratorio y al desarrollo de la catálisis enzimática en el campo de la producción animal

¿Qué lo ha motivado a permanecer al centro?:

Me gusta lo que hago, desde el trabajo de investigación científica que desarrollo, hasta la más simple técnica de rutina del laboratorio que realizo. Creo que es simplemente eso, el amor por la profesión y por el lugar que le permite a mi inteligencia divertirse.

¿Qué quisiera que se recuerde de su trabajo?:

Quisiera que se recuerde mi trabajo como un cimiento sólido sobre el cual se erijan nuevos descubrimientos. Tener la sensación de haber contribuido en alguna medida al desarrollo tanto del instituto, como de nuestro país. Quisiera que mi hija cuando crezca le pueda decir con orgullo a sus amigas –Mira eso lo hizo mi mamá. 

¿Qué consejos tiene para las futuras generaciones?:

En el campo de la investigación hay que soñar, pero que sueñen con los pies en la tierra, que sean constantes, que estudien, que escuchen, que aprendan y que se esfuercen por dejar su impronta.

Comente alguna anécdota que le gustaría compartir con nosotros:

Un día tenía que presentar un trabajo en la convención de Ingeniería y arquitectura en el Palacio de las Convenciones de la Habana. Toda la semana mis compañeras estuvieron decidiendo que ropa usar y yo simplemente lo olvidé. Me presenté allí en tenis y con una ropa no muy común para esos eventos. Se formó una algarabía entre mis amigas y gracias a dios mi tutora siempre impecable no estaba allí. Aún hoy, cada vez que hay algún tipo de actividad que requiere de cierta etiqueta, se me aclara que no se me ocurra aparecerme vestida como ese día!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *